Botica-casera.com | Tu blog sobre medicina natural, remedios caseros, etc

Las Naranjas, un alimento muy importante en la dieta

Las Naranjas, un alimento muy importante en la dieta

La naranja, una fruta que podemos consumir durante todo el año, pero que en otoño y en invierno no deberían faltar en ninguna casa. Las naranjas se pueden tomar en el desayuno, como postre y como snack saludable entre comidas durante el día. Es preferible comer la naranja entera, porque si solo tomamos su zumo, estaríamos perdiendo la fibra, y esta tiene demasiadas propiedades y beneficios para nuestra salud como para no aprovecharla.

Hay diferentes tipos o variedades de naranjas, por lo que podemos destinarlas a un empleo o bien a otro dependiendo de esto. Esta fruta se puede consumir fresca tal cual, en zumo, emplearla en recetas, en mermelada, escarchada, agregarla a bizcochos y magdalenas, en salsas, pasteles, etcétera. Pero la mejor forma de comer naranja para aprovechar sus propiedades es tomar la pieza de fruta fresca y ecológica.


Valor nutricional de las naranjas

Por cada 100g de naranja, 89g son de agua, 9g de hidratos de carbono, prácticamente 1g de proteína y 0 gramos de grasas. En lo que se refiere a la fibra de la naranja, tiene 2 gramos, siempre y cuando se tome la pieza entera, el hecho de preparamos un zumo hace que la fibra se quede en la pulpa y desperdiciemos este porcentaje.

La naranja contiene minerales como potasio, calcio, fósforo, magnesio, sodio, hierro, cinc, yodo y selenio. Tiene la ventaja de que es una fruta que dura más tiempo guardada que otras frutas que son más frágiles.

Las vitaminas más rebosantes en la naranja son la C, niacina o bien B3, Y también, tiamina o bien B1, piridoxina o bien B6, riboflavina o bien B2, carotenos, retinol y ácido fólico o bien B9.

Y un dato importante, las naranjas aportan tan solo 38 calorías por cada cien gramos. Es una fruta ideal si estamos haciendo cualquier dieta para perder peso.


Más beneficios para la salud del consumo de naranjas

El consumo frecuente de naranja tiene efecto cardioprotector. Nos ayuda a sostener la regularidad para ir al baño y contribuye a prevenir el estreñimiento.

Las naranjas, siendo ricas en agua, tienen acción diurética. Mediante la orina suprimimos toxinas y productos de desecho que están en nuestro organismo.

La fibra de la naranja hace que los hidratos de carbono se vayan absorbiendo poquito a poco, eludiendo picos de azúcar en sangre. Estos es singularmente esencial para las personas con diabetes tipo II.

La naranja ayuda a sostener nuestro tracto intestinal en buen estado, lo que es esencial para prevenir enfermedades del intestino delgado y de porciones del intestino grueso como el colon.

El consumo frecuente de naranjas contribuye a cuidar a nuestra vista, de nuestros huesos y dientes. Las naranjas cuidan la salud de nuestra piel y pelo desde dentro. Las naranjas, al alentar la producción de colágeno, nos ayudan a tener una piel más joven y a retrasar la aparición de arrugas. Además de esto aceleran la sanación de heridas y el proceso de cicatrización.

Las naranjas nos ayudan a fortalecer nuestras defensas a lo largo de los meses más fríos del año. Nos ayudan a prevenir enfermedades como el cáncer.

La acción antioxidante de la naranja nos resguarda frente a los daños de los radicales libres. La vitamina C de la naranja participa en la capacitación de colágeno y de glóbulos rojos. Estas frutas cítricas además de esto contribuyen a prevenir cataratas y degeneración macular.

Es una fruta que ayuda a reducir los niveles de colesterol en sangre debido a la fibra que contiene. Las naranjas cooperan en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Las naranjas suprimen toxinas y productos de desecho como el ácido úrico, por tanto las personas con gota deben incluir naranjas (y otras frutas y verduras) en su dieta frecuente. Los cítricos, y las naranjas particularmente, son estupendas para prevenir la anemia ferropénica por el hecho de que aumentan la absorción del hierro.


Contraindicaciones del consumo de naranjas

Para personas con hernia de hiato, úlcera gástrica o bien duodenal, gastritis, colelitiasis y litiasis biliar está desaconsejado el consumo de naranja y en ciertos casos está tolerado su consumo en pequeñas cantidades así como otros alimentos, conforme la tolerancia de cada persona.

Otros artículos que te pueden interesar